Lesiones del Esquí

20 Mayo, 2015

El esquí es uno de los deportes de invierno más practicado, pero también es el que más lesiones ocasiona, muchas veces por inexperiencia de los esquiadores y otras por desconocer los riesgos de sufrir una lesión. Según el último estudio realizado por la Sociedad madrileña de traumatología (SOMACOT), a pesar de haberse producido un descenso del número de lesiones relacionadas con el esquí (desde la década de los 70 las lesiones han disminuido en un 50%) por el cambio de las ataduras de los esquíes, hoy en día se producen unas 3,2 lesiones diarias por cada 1.000 esquiadores.

El motivo principal por el que se producen estas lesiones es el exceso de velocidad al esquiar. Esto provoca una lesión leve cada 3 horas (sobre todo son jóvenes esquiadores) y una más grave cada 6 horas (sobre todo en personas de entre 25 y 45 años). Otro dato es que más de la mitad de las lesiones, un 55%, ocurre durante la primera semana de aprendizaje.

Entre los factores que influyen en el esquiador a la hora de lesionarse están:
•El sexo: las mujeres presentan una tasa de lesión superior a los hombres en lesiones como la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla.
•La destreza del esquiador: el esquiador inexperto tiene un riesgo mayor de sufrir lesiones, pero estas suelen corresponder a esguinces leves, mientras que el esquiador experto sufre con mayor frecuencia lesiones graves como la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla.
•La edad: son más frecuentes las lesiones entre los jóvenes.
•Factores intrínsecos: como son la forma física (la falta de forma física o de calentamiento), el cansancio (más frecuentes las lesiones por la tarde) y el equilibrio muscular.
•Factores extrínsecos: como las botas (han disminuido las lesiones de pie y tobillo, pero se han incrementado las de rodilla), los esquíes (la longitud del esquí), las fijaciones (la principal causa de lesión de rodilla es el fallo de la fijación en una caída) o el tipo de nieve (más riesgo de lesiones cuanto más dura se encuentra la nieve).

Más de la mitad de las lesiones ocurren en los miembros inferiores, en especial en la rodilla, debido a los giros y cambios de dirección. También se producen en otras regiones como los hombros y brazos (30%), correspondiendo el 20% restante a traumatismos craneoencefálicos y lesiones de columna.

Entre los esquiadores y los practicantes de snowboard la lesión más común es lesión ligamentosa de rodilla (25% casos). Incluimos aquí la lesión del ligamento lateral interno y la del ligamento cruzado anterior. Esta última es más grave y supone entre un 10-15% de todas las lesiones de los esquiadores. Las lesiones de menisco se dan en un 5-10% de los casos, y lesiones más graves como una fractura de meseta tibial tiene una incidencia del 1%.

Las lesiones de los miembros superiores son tres veces más frecuentes en los que practican snowboard que en los que esquían. La más frecuente entre los esquiadores se la conoce como el “pulgar del esquiador”, y corresponde a un esguince-rotura del ligamento colateral cubital del primer dedo de la mano (7-10%). Lesión de los ligamentos colaterales de la rodilla: se producen por un movimiento brusco de valgo (el ligamento lateral interno) o varo (el ligamento lateral externo) forzados.

Pueden corresponder a esguinces (distensiones) o roturas. En el caso de las roturas es frecuente que vayan asociadas a otras lesiones como ocurre en la triada de O´Donoghue (asocia lesión del LLI, LCA y menisco interno). El tratamiento de la lesión aislada del LLI es conservador, mientras que la rotura del LLE requiere sutura quirúrgica.

Lesión del ligamento cruzado anterior de rodilla: es una lesión más grave y que requiere de mayor tiempo (6 meses) para poder volver a la práctica deportiva. En un paciente que quiere reincorporarse a su actividad deportiva implica la necesidad de una intervención quirúrgica. El tratamiento consiste en una cirugía artroscópica en la que se realiza una ligamentoplastia (implantación de un nuevo ligamento), que puede ser propia (autoinjerto) o proceder de banco de tejidos (aloinjerto).

“Pulgar del esquiador”: el esguince o rotura del ligamento colateral cubital de la articulación metacarpofalángica del primer dedo de la mano se produce por un movimiento de valgo forzado ocasionado por el bastón. Si se produce sólo una distensión el tratamiento consistirá en una inmovilización adecuada. Si el ligamento se rompe, es necesario el tratamiento quirúrgico para evitar una inestabilidad residual que a ese nivel sería muy incapacitante.

Para intentar prevenir estas lesiones deportivas es importante seguir unos breves consejos:

•Realizar una correcta preparación física previa, reforzando aquellas partes del cuerpo más utilizadas con deportes como el ciclismo o ejercicios aeróbicos.
•Un buen aprendizaje de la técnica antes de practicar este deporte (evitaría el 70% de las lesiones).
•Evitar esquiar si las condiciones de la nieve o ambientales no son las adecuadas.
•Realizar calentamientos antes de esquiar y estiramientos una vez nos retiremos de la pista.
•Mantener una correcta postura y evitar los giros bruscos de la rodilla, levantando el esquí para no lesionar los ligamentos cruzados y/o los meniscos.

Publicada en Artículos por Alfonso del Corral | Etiquetas: , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR